En la instalación de ventanas una de las cuestiones claves es el tipo de sellado. Ya hemos tratado aquí asuntos como la diferencia entre el aluminio y el pvc en la fabricación de ventanas, y también el ahorro energético que proporcionan. Sin embargo, para lograr un cerramiento hermético que evite fugas o entradas de temperatura, es necesario disponer de un sellado adecuado.

El sellado de silicona en ventanas

El sellado más habitual es el basado en el uso de silicona, y lo es por todas las ventajas que ofrece:

  • La silicona es más durable y resistente que otros materiales
  • Su adherencia es mayor que la de otros materiales
  • Es flexible y adaptable a ventanas y estructuras de todos los tamaños
  • La silicona es impermeable por lo que es resistente a humedades
  • Es resistencia a los rayos UVA
  • La silicona soporta temperaturas extremas tanto de frío como de calor
  • Por todo ello su ciclo de vida es mayor y la necesidad de sustituirla menor, y esta circunstancia supone un importante ahorro económico

Todas estas razones hacen que la silicona sea más sostenible que otros materiales y su uso suponga un importante ahorro en gasto energético, por ejemplo en climatización.  Por ambos motivos, su uso contribuye también a la protección del medio ambiente.

Tipos de silicona para sellado

Además, la tecnología de fabricación de la silicona ha permitido variar su tipología, que se puede resumir, en 3 (las más utilizadas):

  • Silicona neutra: no lleva disolventes en su composición y es la más adecuada para cerramientos exteriores por su resistencia a los rayos uva; es más elástica por lo que también se adapta mejor y al no llevar disolventes el riesgo de merma por exposición a temperaturas extremas es menor que otros tipos de silicona; es también menos olorosa. Por todas estas razones y a pesar de su precio, superior al resto, es la más utilizada.
  • Silicona acrílica: su fabricación es de base acuosa lo que la hace casi inodora, pero también menos elástica. Esto y el hecho de ser pintable la hace más habitual en el sellado de interiores.
  • Silicona acética: al contrario que la primera cuenta con un contenido alto de disolventes por lo que es muy olorosa; es también menos elástica y se somete a mayor merma que la neutra; además no es pintable. Por todo ello es la más barata, la menos utilizada en viviendas y la más indicada para usos en espacios no habitados o al aire libre como naves industriales.

Artículos relacionados con sellado:

Aislamiento en viviendas: corrección de entrada de aire

Las mejores ventanas para aislar del calor ¡y del frío!

Compartir:Print this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • 3 + Ocho =