La climatización de una vivienda, oficina o local comercial es una tarea que requiere invertir recursos y esfuerzo, pero a la larga es rentable al ofrecer mayor habitabilidad y con menor coste energético. Por eso, no es de extrañar que cada vez más particulares y empresas soliciten la instalación de aire acondicionado. De hecho, en  2015, la venta de equipos de aire acondicionado aumentó en un 45%, según datos de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (AFEC) recogidos recientemente por un reportaje de El País, en que se señala que, este año, se espera un crecimiento adicional del 25% en ventas, sobre todo en verano.

Ventajas del aire acondicionado

Pero la climatización a través de aparatos de aire acondicionado no se concibe sólo para el verano, sino que, cada vez más, se entiende como un recurso para otras épocas del año como el otoño y la primavera, y en algunos casos incluso como sustituto de la calefacción en invierno. Esa es una de las razones por las que el aire acondicionado gana terreno frente a otros métodos de climatización aunque no es la única:

  • Versatilidad estacional: frente a otros sistemas, sólo útiles en verano (ventiladores) o en invierno (calefacción), algunos tipos de aire acondicionado como los que se basan en la aerotermia o bombas de calor con tecnología invertir, pueden dar servicio de aclimatación en todas las estaciones del año.
  • Adaptación al espacio: el aire acondicionado puede instalarse en módulos por lo que se adapta a la superficie que quiere aclimatarse
  • Eficiencia energética: los equipos de aire acondicionado más eficientes pueden llegar a reducir un 30% el consumo de energía en aclimatación.
  • Reducción de ruido: frente a sistemas tradicionales como ventiladores portátiles o de techo, los sistemas de aire acondicionado son más silenciosos y reducen sustancialmente la contaminación acústica.
  • Calidad del aire: los filtros utilizados en instalaciones de aire acondicionado son capaces de purificar el aire entrante y reducir hasta en un 99% la entrada de alérgenos.

Cómo aprovechar al máximo el aire acondicionado

El aire acondicionado más demandado, por su versatilidad, eficiencia energética y calidad, es el basado en aerotermia o bombas de calor con tecnología inverter, es decir, los clásicos splits de pared o murales. La forma de aprovechar al máximo las posibilidades de este tipo de aire acondicionado es la correcta instalación y el complemento con otros recursos de aclimatación y ahorro energético:

  • Adaptar el tipo de instalación y el número de aparatos de aire acondicionado al espacio existente, área total, salas o habitaciones, distribución del espacio, etc a aclimatar:
    • Un Split para espacios reducidos (20-30 metros cuadrados)
    • Multisplit para varios espacios
    • Sistema de conductos si existe preinstalación para aire acondicionado o portátil si no existe o si se quiere reducir el coste de instalación.
  • Reforzar el efecto del aire acondicionado con:
    • Material aislante para la estructura de cerramientos como ventanas y puertas
    • Ventanas de doble acristalamiento y/o filtros solares que aprovechen al máximo la luz solar y mitiguen su impacto térmico
    • Toldos y pérgolas para reducir el impacto térmico de la luz solar directa

Teniendo en cuenta su versatilidad, adaptabilidad y eficiencia, el aire acondicionado es un recurso cada vez más valorado para la mejora de la calidad de vida en viviendas, oficinas y locales comerciales y se complementa con la instalación de ventanas y toldos que potencien el aislamiento térmico y optimicen sus funciones.

¿Aún tienes dudas? Consúltanos.

Artículos relacionados con climatización:

Compartir:Print this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Doce + 13 =