Una de las dudas más comunes al reformar un baño es la de decidir si instalar un plato de ducha o una bañera. No existe una respuesta única, y esta depende de las circunstancias y necesidades de cada persona o familia.

Ventajas del plato de ducha

  • Ahorro de espacio
  • Ahorro económico
  • Ahorro en consumo de agua
  • Facilidad de limpieza
  • Más práctico para el aseo de personas con movilidad reducida

Ventajas de la bañera

  • Más espacio en el uso
  • Usos más allá del aseo
  • Más práctica para el aseo de niños o bebés
  • Mayor valor estético en el caso de baños grandes

En conclusión, en el caso de personas con niños, es aconsejable contar con una bañera, que facilita el aseo de los más pequeños de la casa. Del mismo modo, en el caso de personas con movilidad reducida, es más recomendable el plato de ducha. Por otro lado, si la prioridad es el ahorro económico, el plato de ducha es la elección, tanto por su coste de instalación como por el ahorro energético posterior. Sin embargo, si se cuenta con dinero, y espacio y se quiere optar por un elemento decorativo, además de placentero, la bañera, en sus distintas versiones, como el jacuzzi, es una opción a tener muy en cuenta.

¿Aún tienes dudas? ¡Consúltanos!

Más información sobre reforma de baños (ducha, bañera, mamparas, fontanería y alicatado):

Compartir:Print this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • 4 × uno =