El tejado de las casas es su primera defensa ante las inclemencias del clima. Parece muy evidente, pero no siempre se tiene en cuenta y no se toman siempre las precauciones necesarias para mantenerlo en buen estado.

Reparación tejado MadridLa primera medida a tomar es realizar revisiones periódicas, cada año, del estado del tejado, para detectar roturas, grietas o cualquier otro desperfecto que pueda abrir vías de agua, acumular suciedad o permitir el anidamiento de aves, que suelen aprovechar estos huecos para hacer en ellos su hogar.

Estas revisiones son especialmente convenientes antes de la entrada del otoño, estaciones en la que empiezan a prodigarse las lluvias y otras precipitaciones, como la nieve, y en la que la temperatura inicia su descenso, dando lugar, meses después a las heladas y temporales que ponen en riesgo el mantenimiento de estructuras como los tejados.

No hacerlo significa arriesgarse a tener fugas, que se traducirán en goteras y humedades. Si no se atajan a tiempo, estas pueden deteriorar el interior de los edificios, sean viviendas, oficinas o naves.

De ahí que sea conveniente realizar estas inspecciones periódicamente, cada año. En segundo lugar, y tras un diagnóstico adecuado, se podrán realizar las reformas que se estimen oportunas, y evitar así daños mayores.

Nuestra experiencia en reformas de tejado nos dice que en esto, como en tantas otras cuestiones de la vida, ¡más vale prevenir, que tener que curar!

Compartir:Print this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Nueve − cinco =