Cuando se aproxima el verano y sus altas temperaturas llegan a nuestra mente las estampas típicas de terrazas, toldos y sol. Pero lo que en principio es un recurso para el disfrute, puede convertirse también en un agujero para el bolsillo, al traducirse en un aumento del gasto energético vía aires acondicionados y ventiladores.

Todo es solucionable desde la asistencia al hogar y en este caso, también. Para ahorrar en el gasto energético que se produce con el uso continuado de sistemas de refrigeración como aires acondicionados, ventiladores y otras máquinas, conviene centrar la atención en dos complementos básicos: las ventanas y cerramientos y los toldos y capotas.

Ventanas

Por una parte, contar con ventanas o cerramientos en buenas condiciones y de calidad permite un mayor aislamiento, por lo que ayudará a conservar la temperatura interna de un espacio (hogar, oficina o establecimiento), que en verano suele ser inferior a la del exterior. Ventanas de aluminio o ventanas de PVC, además de acristalamiento doble, con un cerramiento firme ayudarán a impedir el paso de la temperatura externa al interior.

Toldos

Por otra parte, la mayor exposición a la luz solar, sobre todo a las horas del mediodía, y el aumento de la potencia solar en determinadas épocas del año como el verano, generan un aumento considerable de la temperatura, y por lo tanto, obliga a un mayor uso de sistemas de refrigeración. Utilizar toldos o capotas que ofrezcan sombra son una primera capa aislante ante los rayos solares. No impedirán el paso total del calor pero reducirán considerablemente el impacto de los rayos solares sobre otras superficies como paredes, ventanas y puertas, y serán el complemento perfecto a cerramientos aislantes y de calidad.

Más información sobre ventanas y toldos:

Compartir:Print this pageShare on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Ocho − dos =